martes, 28 de abril de 2015

Tarta vidriera con amapolas

A través del cristal...

La semana pasada fue el cumpleaños de mi cuñada y, a pesar de que había decidido que no regalaría más tartas por los cumpleaños de mi familia y amig@s, no pude resistirlo y, entre mi hermana y yo elaboramos esta Tarta vidriera con amapolas.


¿A quién voy a engañar? Esto se me da bien y con este tipo de tartas tengo la oportunidad de experimentar y probar cosas nuevas; así que ¿para qué voy a regalar alguna otra cosa que cualquier persona también le podría regalar? Éste es un regalo exclusivo salido de las mentes y las manos de dos inocentes criaturas 😉

El diseño de la tarta fue una inspiración de Pinterest (el cual os recomiendo fervientemente). Días atrás había visto una foto de una tarta imitando una vidriera y supe que tenía que hacer una yo. Y la idea de las flores me la dio una simple y solitaria amapola que había crecido con estos días de calorcito en el garaje en el que aparcamos el coche.

Lo primero que hicimos fueron las flores de pasta de goma, para que se fuesen secando y cogiesen forma. Lo siguiente fue dibujar el contorno del dibujo de la vidriera con glasa real, para terminar pintándola con la técnica de la acuarela. Le hicimos una foto a la tarta acabada antes de ponerle las flores para que se pudiera ver mejor.  


Quisimos plasmar esas silvestres amapolas que crecen al sol junto a los muros de los caminos.


La verdad es que el efecto vidriera, sobre la pasta de azúcar queda espectacular. Y no es muy difícil, aunque sí laborioso. En este caso, nosotras escogimos un diseño sencillo, pero hay vidrieras con unos diseños alucinantes (se me viene a la mente la vidriera que sale al principio de la película de dibujos La Bella y la Bestia...).

Y como estamos en abril y esta tarta merece ser acompañada por una melodiosa canción, he decidido escoger De momento abril de La Bien Querida. Se trata de un descubrimiento reciente que me tiene totalmente cautivada.

Y me quedé sin palabras...

No hay comentarios:

Publicar un comentario