jueves, 16 de enero de 2014

Casitas de galletas de jengibre

Una morada muy dulce...

¿A quién no le gusta recibir regalos de vez en cuando? A mi me encanta, aunque la verdad, es que no sé qué me gusta más, si recibirlos o entregarlos. Por eso, el día de Reyes es uno de mis momentos favoritos del año, porque es un día en el que puedes dar y recibir regalos al mismo tiempo. Pero además, este año ha sido particularmente especial, ya que han sido mis primeras Navidades embarcada en esta nueva aventura llamada En Clave de Azúcar. Y por eso, los regalos de este año han sido también especiales. Además, tenía bastante claro qué es lo que quería hacer y, con ayuda de mi hermana, salió todo tal y cómo esperaba. Así que aquí os dejo unas fotos para que podáis echar un vistazo a estas deliciosas Casitas de galletas de jengibre.


Hay tres modelos diferentes porque están personalizadas para cada una de las personas a las que iban destinadas. Todo era comestible y todo estaba delicioso (y digo, estaba, porque a estas alturas ya no queda nada de nada...). Pero quiero que veáis el detalle de la nieve colgando del tejado. Es una cucada, ¿no?


Fueron todo un acierto, y lo mejor es que, mientras se las comían, fue como ver a Hansel y Gretel, pero sin la bruja, por supuesto 😉 Sin embargo, no todos recibimos una casita como regalo. En mi caso, mi hermana preparó para mi una casa algo particular; más concretamente ¡una tienda de campaña!


A mi me encanta ir de acampada, por eso este regalo me pareció perfecto. Además, el reno psicodélico es una monada... Y para finalizar, os quiero enseñar el regalo que yo le preparé a mi hermana: ¡un muñeco gigante de jengibre!


Me costó la misma vida hornearlo, porque apenas entraba en el horno, pero el resultado ha merecido la pena. Y como podéis ver también hay un reno psicodélico (si es que mi hermana y yo estamos sincronizadas). Es cierto que es un regalo bastante efímero, pero os aseguro que merece la pena. 

Al igual que merece la pena la canción que he escogido para esta dulce creación. El artista en cuestión es Hevia, quien logró despertar en mi el amor "gaitero", y la canción es Busindre Reel (una de mis favoritas).

No hay comentarios:

Publicar un comentario