jueves, 23 de octubre de 2014

Figura de Anna (Frozen)

Dulcemente divertida...

El lunes por la tarde me hicieron un encargo ¡para el jueves por la mañana! Dos días. ¿Tiempo suficiente? Pues no, porque el encargo consistía en una muñeca de pasta de azúcar y 24 cake pops. Pero ahí no queda la cosa, ya que la muñeca se trataba nada más y nada menos que de Anna de Frozen (con sus trenzas y su capa) y los cake pops debían tener la forma de Olaf (con su nariz de zanahoria y sus pelitos). Sin embargo, yo (que a veces no sé si soy valiente o estoy loca) dije que sí y me puse manos a la obra.   
He realizado la entrega esta mañana y después de recoger la cocina y tomarme una pastilla para el dolor de cabeza me he dispuesto a escribir la entrada en el blog. Pero entonces he tenido una duda: ¿hago una entrada con todo el encargo (muñeca y cake pops) o lo divido en dos? Al final me he decidido por separarlos para que no me salga una entrada demasiado larga (ya sabéis que a veces me enrollo mucho) y he querido empezar por la figura de pasta de azúcar de Anna.  


Supongo que algun@s de vosotr@s os estaréis preguntando que dónde está la tarta. Pues bien, la respuesta es sencilla. La persona que me hizo el encargo es de Córdoba, por lo que aquello que hiciera tenía que aguantar el viaje. Yo misma he transportado un par de tartas y os aseguro que es una de las cosas más estresante que podáis imaginar. No podía garantizar la integridad del pedido así que, entre las dos, decidimos que sería mejor sólo la muñeca. Tampoco es que su transporte sea un camino de rosas (sin espinas, por supuesto) pero al ser más pequeña y compacta es algo más fácil. No sé qué pensará su dueña. ¿Habrá llegado la dulce Anna de una pieza...?
La muñeca es relativamente grande (unos 18 centímetros) por lo que hacerla entera de pasta de azúcar iba a ser pesado (tanto para comer como para transportarla), así que decidí utilizar la técnica RKT (la de los cereales y las esponjitas) para la falda y el corpiño. Para que la capa se endureciera a tiempo utilicé todo el CMC que me fue posible y para que el colorante se secara utilicé el secador (con aire frío, por supuesto). Sin embargo, el clima estos dos días no ha acompañado y he tenido unos cuantos quebraderos de cabeza.
Sin embargo, lo que más guerra me ha dado ha sido el pelo. Más concretamente, las trenzas. Nunca había hecho trenzas antes y por más vueltas que le daba no conseguía que quedaran bien. Pero después de mucho insistir (y de contar hasta 10 en más de una ocasión) conseguí un resultado satisfactorio :)

Al final, me he enrollado casi tanto como si hubiese incluido las dos partes del pedido... No tengo remedio. Pero no puedo acabar sin incluir la canción de rigor. No lo he tenido difícil para decidir, ya que, al tratarse de un personaje de una película Disney, tan sólo he tenido que acudir a la banda sonora de la película para realizar mi elección. Había visto Frozen: El reino del hielo en cine, pero he acudido al Spotify para recordar las canciones y elegir la más adecuada, que ha sido Por primera vez en años.

No sé si es emoción o gases...

No hay comentarios:

Publicar un comentario